La actual reforma al sistema escolar chileno impone nuevos desafíos para el manejo de la heterogeneidad de estudiantes al interior de las escuelas, ya que promueve mecanismos que potencian la inclusión escolar y disminuyen los procesos de segregación escolar. Aunque es un tema frecuentemente estudiado en el globo (Chmielewski, 2014; Dupriez, 2010; Mons, 2007; VanderHart, 2006), siendo el manejo de la heterogeneidad académica uno de los tópicos más analizados. En Chile, sin embargo, este tema ha sido poco analizado. Evidencia reciente ha mostrado que prácticas de agrupamiento de estudiantes según rendimiento académico son recurrentes y están instaladas en el sistema, siendo especialmente relevantes en establecimientos de gran tamaño y que atienden a la población escolar más vulnerable (Treviño, Valenzuela y Villalobos, 2016). Considerando esto, este simposio tiene el objetivo de aportar nueva evidencia sobre los fundamentos, prácticas y efectos del manejo de la diversidad académica de estudiantes dentro de establecimientos y salas de clases del sistema escolar chileno.

En su conjunto, las ponencias incluidas recogen resultados de investigaciones que consideran diversas metodologías (encuestas, observaciones de aula, entrevistas, grupos focales), basadas en el seguimiento en profundidad entre 2015 y 2017 a 9 establecimientos donde existe evidencia de efectividad escolar en contextos vulnerables y que declaran desarrollar distintas estrategias para el manejo de la heterogeneidad de sus estudiantes. Así, y aunque los métodos de recolección de información y estrategias de análisis difieren caso a caso, deben considerarse como estudios complementarios. El simposio se organiza a partir de los resultados del proyecto Fondecyt Regular N° 1150261, pionero en la materia. Este proyecto busca explorar desde el uso de diferentes metodologías los discursos, estrategias y prácticas que los actores escolares tienen sobre el manejo de la heterogeneidad académica, aportando con evidencia empírica para el desarrollo de políticas públicas y la toma de decisiones escolares sobre la materia.

Ponencias

Título: Enfrentando la diversidad académica: discursos de directores y docentes sobre heterogeneidad académica en escuelas chilenas

El estudio busca comprender y analizar las distintas visiones sobre la diversidad académica, así como las estrategias institucionales e individuales para gestionarla y sus posibilidades de implementación en contextos escolares específicos. Con la implementación de la Ley de Inclusión, se espera reducir la segregación de estudiantes entre escuelas. Sin embargo, esto podría tener como consecuencia un aumento de los mecanismos de segregación intra-escuela, específicamente la segregación o agrupamiento académico de estudiantes, conocido como ability grouping (Dupriez, 2010). Se hace relevante, por tanto, estudiar la complejidad de la intersección de las creencias, las políticas gubernamentales y las estructuras escolares existentes actualmente en relación a la diversidad académica y las formas de abordarla, con el fin de comprender en profundidad las posibilidades y limitaciones que presenta la noción de inclusión académica.

En general, la investigación sobre los mecanismos de agrupamiento por habilidad dentro de la escuela ha mostrado resultados mixtos. Sin embargo, parte importante de los estudios muestran que la aplicación de este mecanismo afectaría negativamente a los estudiantes de rendimiento bajo, tanto en términos académicos como socioemocionales. Adicionalmente, el agrupar a los estudiantes por habilidad pareciera profundizar desigualdades de origen, ya sean económicas, de raza y género (Oakes, 2005). En términos de la toma de decisiones respecto al uso de este tipo de mecanismos, el contexto escolar y las características específicas de cada escuela, así como de los docentes en ella, parecen ser factores relevantes al momento de su implementación (Clark-Ibañez, 2005; LeTendre, Hofer y Shimizu, 2003). La metodología utilizada para este estudio se basó en la selección, a través de datos secundarios, de nueve establecimientos como casos de estudio, en los se recogió información de corte cualitativo de tres actores: directores, jefes de UTP y docentes, a través de entrevistas en profundidad semi-estructuradas y grupos focales. Los datos fueron y analizados siguiendo la Teoría Fundamentada (Strauss y Corbin, 2002; Charmaz, 2006).

Los resultados muestran que escuelas con distintas características contextuales y de composición del estudiantado, poseen distintos discursos, visiones y lógicas respecto a la diversidad académica y las formas de gestionarla, las cuales responden tanto a necesidades específicas como a formas de entender el trabajo educativo. Por otra parte, existen también distintas perspectivas sobre la diversidad académica entre directivos y docentes, respondiendo a sus roles en la estructura escolar interna. Finalmente, los discursos reflejan tanto puntos en común como divergentes respecto a los objetivos que persigue la política pública en cuestión. Estos resultados pretenden ser un aporte en comprender cómo los actores escolares entienden y enfrentan la diversidad académica, y las decisiones institucionales y pedagógicas que surgen a partir de esto. Esto permitirá ayudará a evaluar las limitaciones y ventajas existentes actualmente en las escuelas chilenas para afrontar la diversidad académica, con el fin de buscar alternativas de estrategias de manejo de la heterogeneidad que atiendan a las características de su contexto y necesidades específicas.

Título: Interacciones pedagógicas y su relación con el agrupamiento académico. Resultados respecto de la calidad y la equidad

La discusión sobre el manejo de la heterogeneidad permite reflexiones e interrogantes sobre distintos aspectos del quehacer de las escuelas. La presente investigación se concentra en estudiar uno de estos aspectos, frecuentemente relevado por la investigación académica durante las últimas décadas: las interacciones pedagógicas (Ferguson y Danielson, 2014; Hopkins y Reynolds, 2001; Marzano, 2009; Mitchell, Cameron y Wylie, 2002). De esta manera, el estudio busca abordar la importancia de las interacciones pedagógicas, específicamente en relación a las acciones y mecanismos de apoyo pedagógico y emocional que despliegan los docentes diariamente con sus estudiantes en escuelas que cuentan con distintos escenarios con el manejo de la heterogeneidad. El abordaje conceptual considera que las interacciones pedagógicas son un aspecto central para dar cuenta de a lo menos dos aspectos del proceso de enseñanza-aprendizaje: la calidad y la equidad de este proceso. Respecto del primer aspecto, se entiende que una de las características centrales de las escuelas efectivas es la generación de interacciones de calidad, entendidas, entre otros elementos, como la organización eficiente y estructurada de la clase, la generación de altas expectativas sobre los estudiantes y el desarrollo de relaciones emocionales profundas entre docente y estudiantes (Treviño et al., 2016; Pianta, Hamre y Mintz, 2012). Complementariamente, se entiende que las interacciones pedagógicas también son un foco relevante respecto de la equidad de aprendizajes, entendida como la posibilidad de entregar oportunidades de aprendizaje para todos los niños y niñas (Raczynski y Muñoz, 2006).

Para responder al objetivo de investigación, se realizaron procesos de grabación de 32 aulas durante dos años (2016 y 2017). Cada grabación se realizó sobre 90 minutos de una clase de Matemáticas. A partir del proceso de grabación, se realizaron cuatro procesos de codificación que buscaron identificar distintas dimensiones de las interacciones de aula: el Classroom Assessment Scoring System™ (CLASS™), cuyo objetivo es medir las interacciones de aula que tienen un efecto positivo en el desarrollo de los niños; ii) la Pauta de observación de clases de matemática (MateO), que entrega información para calificar una clase de matemática y realizar retroalimentación al docente para la mejora en su desempeño; iii) la Pauta para la Comunidad Inclusiva y Directa, Rendimiento Académico (CID- RA), que tiene como objetivo identificar las conductas, prácticas o dinámicas de los docentes considerando el desempeño académico de los estudiantes y; iv) la pauta de análisis del Tiempo instruccional para una Mejor Enseñanza (TI-ME), que busca cuantificar el tiempo utilizado en las diversas actividades que los docente y estudiantes realizan al interior del aula.

Los resultados muestran que si bien no hay evidencia concluyente que muestren diferencias en acciones, mecanismos de apoyo pedagógico y emocional en las interacciones pedagógicas entre distintos grupos de escuelas, si se observan resultados interesantes dentro de las escuelas. En general, se observa que dentro de un mismo curso si existirían diferencias entre los distintos niveles según el docente a cargo en función de los indicadores de calidad y equidad, lo cual se podría relacionar a resultados académicos distintos entre los estudiantes.

Título: ¿Cómo afecta el agrupamiento académico el desarrollo socioemocional de escolares chilenos en contextos educativos vulnerables?

 La investigación psicológica y educativa ha mostrado que algunas concepciones individuales, como la autoestima o autoeficacia académica, se moldean en gran medida por las comparaciones que los individuos hacen con su entorno cercano más que a partir de la evaluación de su propio desempeño (Chmielewski, Dumont y Trautwein, 2013). Por lo mismo, es interesante explorar cuál es el efecto que la composición del curso tiene en estas actitudes, especialmente en la adolescencia, que es considerada una etapa especialmente crítica a este respecto (Eccles, Midgley y Adler, 1984). La evidencia internacional ha mostrado que la pertenencia a cursos aventajados o desaventajados impacta por dos vías la formación de concepciones individuales de los estudiantes: i) por un lado, mediante la comparación que hace el estudiante de sus capacidades respecto a sus pares de un mismo curso y; ii) por otro, respecto a su ubicación en un curso en relación a los demás cursos, lo que se conoce como efecto “pez grande en estanque pequeño” (big-fish-little-pond effect) (Belfie, Goos, De Freine y Van Damme, 2012). La evidencia sobre el sentido, magnitud y dirección de este efecto en las aulas chilenas es, sin embargo, aún desconocido. Considerando esto, el objetivo de esta investigación es analizar los efectos de un tipo específico de manejo de la heterogeneidad (a saber, la distribución de estudiantes entre aulas) en el desarrollo socioemocional de los estudiantes de Enseñanza Media de 9 establecimientos educativos chilenos que tienen distintas prácticas de agrupamiento establecidas.

Para responder a esta pregunta, se realizó una encuesta longitudinal a estudiantes en 2015 (N=725), 2016 (N=1040) y 2017 (N=1023). En todos los casos, se aplicaron dos test sobre aspectos socioemocionales: i) el Test de Autopercepción de Autoestima (TAE Alumno) y; ii) la Escala de Autoeficacia General (Bäbler, Schwarzer y Jerusalem, 1993). Para estimar el si los niveles de autoestima y autoeficacia auto reportados están asociados a la composición del curso de los estudiantes, se utilizaron modelos de regresión multinivel que buscaron controlar por un set de variables de los estudiantes (rendimiento previo, autoestima previa, condición socioeconómica, entre otros) y por un set de variables de la escuela y el aula (siendo la más relevante el tipo de agrupamiento al que se vieron expuesto cada uno de los estudiantes). Los resultados sugieren que existen diferencias en los niveles de autoestima y autoeficacia reportados por los estudiantes dependiendo de si sus colegios deciden agrupar por curso a los estudiantes de mejor o peor rendimiento, o bien, organizarlos aleatoriamente. Adicionalmente, estos resultados, se acentúan entre una medición y otra, lo que sugiere que la autoconcepción de los propios estudiantes y de sus capacidades están influenciadas, en cierto modo, por la adscripción a un curso con estudiantes de características académicas similares o diversas.

Título: Redes entre estudiantes y rendimiento académico. Entendiendo el efecto de las micro-relaciones que se producen en el aula

Durante los últimos años, distintas investigaciones han mostrado que Chile es un país con altos niveles de segregación entre escuelas (Valenzuela, Bellei y De Los Ríos, 2014; Elacqua, 2012; Bellei, 2015), en términos sociales, pero también en términos académicos, especialmente en la Educación Media. Asimismo, evidencia reciente muestra que los mecanismos de segregación u homogenización académica intra-escuelas se encuentran instalados en parte importante de los establecimientos del país. Sin embargo, la evidencia sobre el efecto de las redes entre estudiantes,  entendidas como una “micro-relación” que se produce en el aula, es un tópico aún bastante inexplorado. Este efecto es relevante, pues la teoría de contacto (Peticrew, 1998; Allport, 1978) ha mostrado que no solo la convivencia en un mismo espacio social (escuela o aula) es suficiente para generar externalidades (positivas o negativas) en el proceso aprendizaje de los estudiantes. Por lo mismo, estudiar las redes académicas y sociales, su interacción y efecto en el rendimiento académico pueden ser claves para mostrar los efectos del micro-contacto escolar (Lomi, Snijders, Steglich y Torló, 2011; Martínez, Dimitriadis, Rubia, Gómez y De la Fuente, 2003; Thomas, 2000) y los procesos de inclusión y equidad educativa (Cappella, Kim, Neal y Jackson, 2013).

Considerando lo anterior, esta investigación busca estudiar el efecto de las redes sociales (académicas y de amistad) en el rendimiento educativo en un conjunto de establecimientos que pueden caracterizarse como colegios eficaces-inclusivos y que poseen diversos mecanismos de manejo de la heterogeneidad (siendo el más importante, aunque no el único, el que algunos establecimientos realizan segregación académica y otros no). De esta manera, la pregunta de investigación puede formularse de la siguiente forma: ¿Cuál es la relación entre redes sociales en el rendimiento académico en establecimientos eficaces-inclusivos, pero que poseen diversos mecanismos de manejo de la heterogeneidad?

Para responder a esta pregunta, se realizó una encuesta longitudinal a estudiantes en 2015 (N=725), 2016 (N=1040) y 2017 (N=1023). En todos los casos, se incluyeron preguntas que permitieron a cada alumno identificar a los estudiantes con los que se estudiaba (red académica) y sus amigos (redes sociales).Para estimar el efecto del rendimiento académico, se estimó un modelo de regresión multinivel en dos niveles: i) estudiantes; ii) aulas. La variable dependiente fueron las notas de los estudiantes en el 2017. Como variables independientes, se incluyeron las redes académicas (densidad y tipo académico), redes de amistades (densidad y tipo académico) y la posición del estudiante en la sala. Adicionalmente, se incluyeron variables de control como el rendimiento académico previo del estudiante, su nivel socioeconómico, sus niveles de autoestima y autoeficacia, expectativas. Los resultados preliminares muestran que existe un efecto de la densidad y características de la red académica en las notas, pero no es claro el efecto respecto de las redes sociales, lo que enfatiza la importancia de las redes académicas en el proceso de enseñanza-aprendizaje.