El estudio presenta un análisis de la aplicación y adecuación de la política técnico-profesional en escuelas secundarias situadas en territorios rurales de Chile.  A través de una investigación empírica, se analizó la definición de la política técnico-profesional en Chile, y se indagó en sus representaciones en seis escuelas públicas provenientes de tres zonas rurales del país, y cómo éstas se relacionan con la conformación de las subjetividades de estudiantes de dichos establecimientos y zonas. El problema de investigación radica en la estrecha relación entre las empresas de las zonas estudiadas y las directrices de la educación técnica ofrecida en las escuelas, por lo que este estudio se pregunta por las influencias y efectos de esta relación en la representación de la política técnico-profesional en los territorios, escuelas y estudiantes abordados. El marco teórico utilizado se basa en conceptos de corte post-estructuralista, a partir de la interrelación de discursos, tecnologías y subjetividades en el ámbito educativo estudiado. La metodología consistió principalmente en entrevistas en profundidad a actores relacionados a la política técnico-profesional, y a profesores y estudiantes de las escuelas estudiadas. Lo anterior se complementó con un análisis crítico de los textos de política educativa. Los resultados muestran una dependencia de las escuelas hacia las empresas circundantes, donde la gestión escolar y las definiciones curriculares son fuertemente influenciadas por las necesidades de la industria. Así, existe una progresiva convergencia entre el perfil del estudiante técnico-profesional proyectado en las escuelas, y el perfil del trabajador requerido en las empresas. Por otra parte, mientras la política educativa expresa una ruta formativa en función de abrir perspectivas profesionales y laborales a los estudiantes, en particular a los de menor estrato socio-económico, su representación rural genera expectativas contradictorias en ellos. Por una parte, los estudiantes adoptan un discurso de superación inter-generacional, donde aspiran a ser más que los que sus padres pudieron alcanzar en términos profesionales y laborales; pero por otra, sus expectativas de vida se ven obstaculizadas por distintas barreras de tipo financiero y de acceso a la oferta de educación superior y el subsecuente mercado laboral. De esta manera, la ruta educativa técnico-profesional se ve enfrentada a un contexto geográfico, económico y social que limita sus posibilidades, resultando ser una política que opera en función de las necesidades de las pocas empresas de cada zona rural, y por ende responde a puestos de trabajo específicos, como el destino a los cuales los jóvenes con mayor certeza pueden aspirar. A modo de conclusión, este estudio problematiza la puesta en práctica de la política educativa en escuelas y territorios rurales y eminentemente empobrecidos, mostrando las tensiones entre los objetivos de dichas políticas y sus representaciones situadas, en conjunto con sus consecuencias en las subjetividades de jóvenes que lidian con una historia de precariedad y la ilusión de un futuro mejor.