Las experiencias internacionales y nacionales han mostrado que la formación continua ha impactado escasamente en cambios significativos en las prácticas de profesores, por ello ante los cambios que propone la nueva Ley del Sistema de Nacional de Educación Pública, en que se crean los Servicios Locales de Educación Pública, se generan nuevas condiciones de colaboración entre establecimientos que afectan a la manera de organizar el desarrollo profesional del profesor. El propósito del proyecto es levantar un modelo de apoyo para estructuras de gobierno municipal y servicios locales de educación para el desarrollo profesional de profesores, y la premisa del proyecto es que profesores destacados pueden ejercer de líderes intermedios para acompañar a otros profesores tanto en el mismo establecimiento como otro de la zona. La literatura sobre lideres intermedios identifica tres competencias pedagógicas clave para el acompañamiento: el monitoreo, la retroalimentación y en particular el modelar las prácticas a otros profesores. El diseño metodológico tiene dos etapas: en la primera  etapa se ha aplicado análisis factoriales exploratorios a los cuestionarios de estudiantes del Simce respecto al índice de retroalimentación docente, en relación con indicadores de desarrollo personal y social y  en relación a resultados Simce, de todos los establecimientos de tres zonas de anticipación territorial: Huasco en el norte, Barranca en el centro y Andalién en el sur. La segunda etapa consiste en seleccionar a tres establecimientos por zona de anticipación, que responden tanto a relaciones positivas entre el índice de retroalimentación docente con indicadores de desarrollo personal y social y resultados Simce, y también se han seleccionado establecimientos con relaciones negativas, para así recoger información en profundidad por medio de entrevistas a jefes DAEM; directores, jefes técnicos y profesores destacados, y grupos focales con los profesores, para obtener evidencia que permita levantar el modelo de apoyo. Presentaremos los resultados en función de las tres dimensiones que se han levantado de la recogida de datos para generar un modelo de apoyo: (1) un diagnóstico de las necesidades de las escuelas, (2) Establecer los focos de apoyo para los profesores y (3) determinar una metodología del acompañamiento para que profesores destacados tomen  un rol de asesor a otros profesores. Hasta la fecha se han recogida datos de la zona de Barranca y los resultados muestran la necesidad de levantar diagnóstico a partir de la observación de aula; de una variedad de temas en los focos de apoyo, desde temas más disciplinares con foco en el conocimiento pedagógico del contenido, hasta temas de gestión de aula e inclusión; y finalmente un reconocimiento del monitoreo a profesores, retroalimentación y modelizar la práctica como competencias claves para un asesor.